Bienvenid@s al Rincón de Diego Neto.Nos Cambiamos pinche aquí

miércoles, 14 de octubre de 2015

Cientos de ciclistas anónimos pedalearán junto a los de élite por las carreteras onubenses

Las calles de Isla Cristina, carreteras y poblaciones cercanas se verán pronto repletas de ciclistas en torno a la que será la décimo tercera edición de la prueba Cicloturista Ciudad de Isla Cristina ‘José Cañavate’, que tendrá lugar el domingo, 25 de octubre. Al encuentro, no competitivo, se inscriben en torno a 250 ciclistas aficionados y una veintena de profesionales, que durante un fin de semana convivirán en torno al ciclismo, intercambiaran experiencias vividas en La Vuelta y el Tour, o despejarán dudas con los que mas saben de este mundillo.

El embrión de la prueba se gesta a finales de los noventa, cuando desde el Servicio Municipal de Deportes se diseña una modesta prueba ciclista con el fin de honrar la memoria de José Cañavate, uno de los primeros aficionados a este deporte en Isla Cristina que se recuerda, quien compaginaba la organización de eventos ciclistas, sobre todo durante las fiestas locales, con su propio profesión, un taller a donde llegaban los chavales, y no tanto, para arreglar pinchazos, salidas de cadena, reforzar las radios de las ruedas o una nueva mano de pintura lacada, toda una novedad para la época.
Don José, como lo llamaban los chiquillos, respeto que supo ganarse por su amabilidad, fue conocido por sus juegos de cintas en bicicleta o las primeras carreras por la localidad y para lo que él mismo se procuraba los trofeos y materiales. No había fiestas, en Honor a la Virgen del Carmen o del Rosario, que no contara con una de sus pruebas. El pueblo, mas tarde, aún en vida, le reconocería su labor altruista rotulando su propia calle, donde muchos años se ubicó su taller, en pleno casco histórico isleño.
Ahora, décadas después, Isla Cristina continúa rindiéndole homenaje con esta ruta cicloturista que tiene como objetivos la promoción turística y deportiva de la localidad, que los ciclistas profesionales conozcan un entorno privilegiado para sus entrenamientos y que los amateurs estén cerca de sus ídolos, aunque solo sea durante unas horas.
El primero de estos profesionales fue Paco Mancebo, por entonces del equipo Banesto, que comprobando la benignidad de la climatología y orografía del terreno, fijó en Isla Cristina su lugar de descanso y entrenos, comprando casa y pasando tiempo entre los isleños. Mancebo llegó a Isla Cristina por la estrecha amistad con uno de los técnicos municipales de deportes, era de los primeros en La Vuelta, Campeón de España en ruta y BTT (bicicleta de montaña). Es habitual, antes de cada gran prueba, verle circular por las carreteras del Andévalo onubense, donde realiza jornadas maratonianas de hasta 200 kilómetros diarios. Luego, sería el propio Mancebo quien tiraría de amistades y llegarían otros como Pablo Lastras, Eladio Jiménez, Javier Pascual, Manuel Eristi, Arrieta y otros. Más reciente, también participan en la ruta Oscar Sevilla, Chente García, Sergio Mantecón, Juanjo Lobato Maté o David Arroyo.

Y aunque la prueba comenzó con unos modestos setenta kilómetros, ahora ya supera los más de cien. Siempre con salida y llegada en Isla Cristina pero que también recorre las calles de Lepe, Cartaya, Ayamonte, Villablanca, San Silvestre de Guzmán, Sanlúcar de Guadiana, El Granado o El Almendro. Y todo acompañado de un gran despliegue humano y técnico, compuesto por otros cien profesionales municipales y voluntarios, además de la Policía Local de cada población, Protección Civil y Guardia Civil de Tráfico que se encarga de desviar y controlar la circulación de vehículos mientras se desarrolla la prueba.

En definitiva, una prueba ciclista, y algo más, que busca potenciar la práctica de este deporte en una localidad que siempre albergó aficionados y amantes de los pedales. Familias enteras inician el recorrido, padres con hijos, abuelos con nietos o amigos de un club que se dan cita en la salida, no importando edad, ni estado físico porque no importa quien completa el recorrido, al final, todos juntos, almuerzan y comparten lo vivido, ofreciendo la oportunidad de que el ciclista “famoso” se acerque a sus seguidores y éstos, a su vez, disfruten de sus ídolos deportivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario