Bienvenid@s al Rincón de Diego Neto.Nos Cambiamos pinche aquí

domingo, 24 de mayo de 2015

Las Cosas de Goyo "IR AL DENTISTA"

Qué doloroso, ¿verdad? Es mencionar la palabra dentista y lo primero que nos viene a la mente es el dolor. Y eso que ellos también disponen de drogas blandas para dormirnos la boca y dejárnosla bien pastosa. El padre de un amigo mío un señor de mediana edad, con barba y gafas fue al dentista y se ve que después de ponerle la anestesia le dijo el doctor: “¿Qué? ¿Cómo va la economía? ¿Vamos a salir de la crisis?” Y el hombre empezó a hablar como buenamente pudo: “Pshsfh vafhph dshe aqueshsda mahfhgnera y…” Y el dentista se descojonaba con la boca dormida del hombre: “¡Mirad! ¡Igualito que Rajoy! ¡Os lo dije!”

Tienen su chispa los dentistas, les gusta el humor. Porque saben que tienen el poder, que vamos allí con miedo a sufrir dolores espantosos e insoportables. Hay gente que es incapaz de ir al dentista por esos miedos y los psicólogos le han puesto un nombre y todo: odontofobia. Tienen miedo a salir mellados de allí, como si los odontólogos sacaran las muelas por gusto. Excepto el dentista de mi pueblo que Ibas a hacerte una limpieza y salías como el cuñao.

Pero en general los dentistas son afables y buena gente. Además hay nueve de cada diez que recomiendan los chicles sin azúcar; por una oveja negra no vamos a condenarlos. Yo una vez fui a un dentista que tenía caramelos en el mostrador. Con azúcar. De los que se enganchaban a los dientes. Parece que no tenían suficiente clientela. Seguro que hay más por ahí que dan malos consejos para que luego vayas a verlos, como el de mi pueblo: “¿Lavarse los dientes después de cada comida? Baah, eso son leyendas urbanas. Con una vez al mes es suficiente”. Y sus clientes tenían el aliento tan fresco como el de un dragón.

Por cierto, tengo una duda ¿Dónde van las babas de nuestras higienes bucales? ¿Las reciclan? ¿Pueden ser equivalentes a la baba de caracol para el cutis? … Mejor no pensarlo.

Ademas usan unos aparatos metálicos que se dedican a rascar nuestros dientes y encías hasta que sangran a muerte, pero para mí lo mejor de todo esto es que mientras te están removiendo los dientes… ¡te dan conversación aunque nadie entiende nada, mientras tanto tú luchas por no ahogarte entre babas de caracol y el chorro de agua que suelta el cincel. Son alucinantes.

Eso sí, donde son más chistosos los odontólogos es cuando llega la hora de la dolorosa. Más de uno se ha girado tras ver el coste de alguna intervención para comprobar si había alguna cámara oculta por algún lado y estaban gastándole una broma. Sobre todo el padre de mi amigo, después de sufrir chistes a costa de su barba y su anestesia tenía que pagar un dineral. Y casi que tras ver la factura a uno le gustaría pagarle con una muela del juicio. Que da mucho por saco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario