Bienvenid@s al Rincón de Diego Neto.Nos Cambiamos pinche aquí

domingo, 7 de junio de 2015

Las Cosas de Goyo "Los Grupos de WHATSAPP"

El mayor castigo que puede sucederle a un ser humano: que le agreguen a un grupos de Whatsapp sin la opción de “silenciar grupo y no mostrar notificaciones”. En resumen, los grupos de Whatsapp son un coñazo.

Un grupo de Whatsapp no se abandona tan fácilmente. ¿Y si un día dicen algo importante y tú no estás ahí para enterarte? Que a veces esto llega a extremos en los que hay grupos en los que nadie dice nada desde hace años, pero nadie se atreve a dar el primer paso. ¿Y si pasa algo? ¿Y si se enfadan? No pasará, nadie se enfadará. Están esperando a que alguien sea el primero para salir todos en manada. Sal tranquilo, da el primer paso. Ánimo. Tú puedes.

Así pues los grupos de Whatsapp se multiplican porque no abandonas los que ya tienes y siempre aparece algún grupo nuevo. Haces un curso y se forma el grupo del curso de macramé, para contar vuestros frenéticos avances. El de los colegas de un foro de internet, el de los colegas del pueblo de tu padre, el de los que os encontráis en el bus todos los días… De todo en el móvil. Y en cada uno de ellos se suelen repetir las mismas situaciones.

Ya hay memes que no nacen en la web, sino que Whatsapp se ha convertido en el gran difusor de la chuminada. Aún más rápido que el e-mail o cualquier red social como Facebook. Directo al grano.

Mucho gente que queda para hacer cosas. “¿Dónde estáis?” “En la calle Pascual” “No te veo” “¿Y ahora? Estoy cerca de la puerta de la tienda de la Paqui” “Que no es la Paqui, es un paki” “Bueno, eso, estoy cerca” “¿Y ahora? Sigo sin verte” “Ya llegamos nosotros” “¿Dónde estáis?” “Ya cerca” “No os veo” Tres horas después alguien en el grupo pone: “¿Qué? ¿Ya os habéis encontrado? ” Y en realidad no, muchos se fueron para casa. Tantas comunicaciones para esto.

En general nadie te envía un mensaje por Whatsapp a la hora que se suele dormir, Siempre puede pasar que en los grupos tengas amigos que trabajan por turnos, se emborrachan cada noche o padecen de insomnio. Si por lo que sea están viendo la teletienda a altas horas de la madrugada y quieren hacértelo saber, lo hacen. Y tú te despiertas, miras el móvil y sientes irrefrenables tentaciones asesinas al ver una foto del último blanqueador de dientes a base de Tippex. Posiblemente ha habido más de un homicidio por esta causa que luego los jueces han absuelto: “Lo entiendo, ¡inocente!”. Y para casa.

En definitiva, que todos habréis sufrido a alguna de estas situaciones en vuestros múltiples grupos de Whatsapp. Pero aún así estamos atrapados si no queremos ser un llanero solitario ajeno a las modas y costumbres sociales. Bip bip. Perdonad, tengo que contestar. Hay alguien que piensa que no estaba contestando porque estaba con las manos muy ocupadas. Hasta luego.

Goyo Gonzalez               

No hay comentarios:

Publicar un comentario